febrero 24, 2024

FactorCu4tro

Agencia Digital

«Lo digo con todo mi corazón, este es mí título más importante»

Alex de Minaur, campeón AMT 2023

Crédito de la foto: @abiertotelcel

Por: Ángel Estrada

1ER SET

EL AMT 2023 CONFIRMA UNOS PROBLEMAS QUE HAY QUE ATENDER

Cualquier torneo de tenis en el mundo suele anunciar con mucho tiempo de anticipación a dos o tres figuras que les aseguran que estarán en su siguiente edición y posteriormente casi al mes de que se lleve a cabo, se hace publica la entry list en la que aparecen aquellos que ingresaron por su ranking.

Incluso dos semanas antes del sorteo oficial del draw (que suele ser en viernes o sábado), se empiezan a anunciar a los wild cards y faltando entre 72 o 48 hrs antes del mismo, los participantes llegan a las instalaciones. Sin embargo, nada de este «protocolo» garantiza que el tenista juegue su 1er partido y menos que juegue todos sus duelos.

Bueno, pues eso último le pasó al Abierto Mexicano de Tenis, un torneo que ni con 29 ediciones en la espalda, pudo evitar que Cameron Norrie (subcampeón en 2022), Carlos Alcaraz (#2 del mundo) y Stefanos Tsitsipas (campeón en dobles el año pasado) se salieran del torneo por lesión o fatiga. Los dos primeros inclusive a menos de 24 hrs de su debut y el tercero el miércoles anterior al inicio.

Lo que busco en este 1er parcial de la columna es poner un par de alarmas en el desarrollo de cualquier torneo partiendo de lo que le pasó al AMT con el fin de que no vuelva a suceder.

Por un lado, creo que «vender» un evento mucho tiempo antes del mismo es incorrecto y más, hacerle publicidad para asegurar la venta de entradas. Creo que el amante o fan del deporte blanco compraría los accesos incluso el mismo día y el que no lo es, preferiría algo tangible y confirmado, pues el costo no suele ser bajo. Un ejemplo, hoy el Abierto de Los Cabos ya está vendiendo sus entradas para 3 días (mínimo 2500 pesos) o para toda la semana, (mínimo 11 mil pesos) y han «asegurado» la presencia de Tsitsipas y Norrie para agosto.

Y por otro lado, yo le sugeriría a la ITF o a los circuitos que la componen, el crear un concepto similar a los lucky losers (aquellos que reemplazan a alguien para la 1ra ronda y que cayeron en las qualys), para que sustituyan a los que no se pueden presentar en rondas siguientes o que se retiran del partido antes que se cumpla la hora de juego, ya que creo que el aficionado merece mínimo eso por lo que paga. Y justo eso sucedió en los 4tos de final entre Berrettini y Rune.

Ya veremos si esto cambia pronto, mientras tanto y al margen de esto, felicitar al australiano Álex De Minaur por su gran torneo, así como a Tommy Paul por ese subcampeonato. Otros que salen reforzados de Acapulco para las próximas citas son Rune (8vo del mundo desde el lunes) y Fritz (quién se mantiene en el top 5).

2DO SET

UN ANIVERSARIO QUE DESAFORTUNADAMENTE FUE MUY LOCAL

Al mismo tiempo que en el sur del país se festejaban 30 años, en el norte se entregaban reconocimientos y lanzaban fuegos pirotécnicos por los XV años del Abierto de Monterrey. Un torneo que desde 2009 posee la etiqueta de 250 y que a excepción de las ediciones del 2020 y 2021, su campeona ha sido europea.

Bien pues ni con eso y ni aunque el CEO de la WTA, Steve Simon, los visitó a mitad de semana, el evento atrajo las mismas miradas y atención mediática y deportiva (al menos en México), que el torneo varonil antes mencionado. No me voy a poner aquí comparar a ambos torneos porque ese no es el punto más bien el comentario va hacia los medios y colegas de profesión quienes creo deben impulsar más a esta competición y desde la semana pasada al celebrado en Mérida.

¿A qué voy? ESPN, dueño de los derechos del Mérida Open solo transmitió por la televisión «clásica» las semifinales del evento y la final, el resto fue por su plataforma de Star Plus que si bien está disponible en toda Latinoamérica, tiene un costo adicional al servicio de cable. Multimedios Televisión, dueño de los derechos del Abierto de Monterrey, sólo transmitió las finales a nivel nacional y gracias a un esfuerzo de la misma empresa (dicho por el cronista que estuvo en las mismas). El resto del torneo sólo se pasó en Nuevo León.

Y ni Televisa ni TV Azteca, las dos grandes cadenas de televisión en nuestro país ni mucho menos las radiodifusoras y periódicos, resaltaron en la semana lo que pasaba en el Club Sonoma. Fue, una vez más en esta era, gracias a las redes sociales y las páginas web, que al menos yo vi que la gente se enteró de los resultados de Caroline García (campeona de las últimas WTA Finals), Elise Mertens (campeona de dobles en GS) o Donna Vekic, a la postre campeona y cuarto finalista en el Australian Open.

En resumen y para concluir, el tenis en México tiene mucho potencial. Ahí en la cancha están Fernanda Contreras, Rodrigo Pacheco, Giuliana Olmos y Santiago González como referentes. Ahí están 6 eventos (3 femeniles y 3 varoniles) que van de la categoría 125 a la 1000, además claro, de los challengers y ahí están los inversionistas: Echeverría, Santoscoy y Burillo pero nada de esto servirá si los dueños de los medios grandes siguen anteponiendo otros deportes y no le dan su espacio de forma equitativa.

%d